EL UMBRAL DE DESARROLLO HUMANO INTEGRAL Y LA HIPÓTESIS DEL UMBRAL

  • 22 febrero, 2018
  • blog

“La calidad es hacer que la gente haga mejor todas las cosas importantes que de cualquier forma tiene que hacer”. Philip B. Crosby.

Nosotros creemos que hay que ir mas allá a partir del mas acá, es decir, no solo se trata de reinventar lo que ya tenemos sino de recuperar desde las entrañas mismas de la persona humana, su historia y su trascendencia, con el coraje de asumir el desafío de cuestionar el vertiginoso torbellino que nos ha succionado a la materialización de la dignidad, a la mercantilización sin límites de todo lo humano y sin temor debemos compartir el camino que muchos venimos construyendo de recuperar nuestra identidad cultural, de impulsar el desarrollo humano integral en el marco de la comunidad latinoamericana de naciones. Luis Enrique Marius.

EL DESARROLLO HUMANO INTEGRAL, MODELOS VIGENTES Y SUS RESULTADOS SOBRE LA REALIDAD LATINOAMERICANA

El tema del Desarrollo, su origen, definiciones y alcances, ha generado en las últimas décadas un debate global, regional, nacional y sectorial. El diagnóstico causal de la realidad de América Latina   sobre la pobreza, las precarias condiciones de vida, la desigualdad, desintegración y la exclusión social masiva en la región, más la propia conflictividad social, laboral y política, presionan para reconstruir e institucionalizar una definición más humana, social, inclusiva e integral del Desarrollo.

Así, la propuesta del PNUD  denominada Desarrollo Humano, tiene varios ejes principales, tal como lo señala Mahbub ul Haq (1995). Primordialmente, las personas ocupan un lugar central en el desarrollo. Por lo que su objetivo es mejorar la vida de las personas, por lo tanto la eficiencia del proceso productivo y el crecimiento económico contribuyen a una parte del desarrollo. La educación, la salud, la seguridad ciudadana también constituyen instrumentos para el logro de dicho objetivo, La centralidad de las personas se encuentra asimismo en su papel como gestoras de su propio desarrollo. El uso pleno de sus capacidades creativas solo es posible a partir de una activa participación en las decisiones que impactan en su bienestar.

¡Hay un nuevo entendimiento universal de que las fuerzas de mercado son esenciales para el desarrollo sostenible! Kofi Annan.

Respecto al crecimiento y desarrollo económico Amartya Kunar Sen  expresa que “el éxito de una economía y de una sociedad no puede separarse de las vidas que puedan llevar los miembros de la sociedad:

Puesto que no solamente valoramos el vivir bien y en forma satisfactoria, sino que también apreciamos el tener control sobre nuestras propias vidas, la calidad de vida tiene que ser juzgada no solamente por la forma en que acabamos viviendo, sino también por las medidas substanciales que tenemos.

Por ende “El objetivo fundamental de la actividad humana debe ser, el desarrollo humano y no el crecimiento económico. De allí que el desarrollo humano es el objetivo central de la actividad humana y el crecimiento económico un medio para promoverlo”   Si el ciudadano mejora sus condiciones de vida y de trabajo, su educación, su salud, su seguridad social y laboral, y mejora sus niveles de desarrollo personal y colectivo, entonces podrá aumentar su productividad y con ello, por consiguiente, los niveles de crecimiento económico.  Sostener empíricamente que podemos ir del desarrollo humano al crecimiento económico no sólo es posible, sino científicamente comprobable.

UNA PROPUESTA ALTERNATIVA DE DESARROLLO

El DHI, lo concebimos como un desarrollo que no sólo genera crecimiento económico sino que distribuye sus beneficios equitativamente e integra a las personas, en todo el quehacer societal y comunitario. CELADIC

Un Desarrollo Humano Integral  (DHI) sólo es concebible asumiendo a la persona humana, fundamento, centro vital y finalidad esencial del desarrollo, en su radicalidad de sujeto y protagonista de su obrar, y como voluntad de apertura, artífice de la naturaleza, constructor de comunidad y de historia, y apertura trascendente y esperanza de plenitud. Estas son las dimensiones necesarias y suficientes de todo auténtico e integral desarrollo. Por ello y para nosotros, no es concebible un desarrollo económico, sin la dimensión social, como tampoco sin asumir las dimensiones de lo político, lo cultural y medioambiental. Una sana y equilibrada política de desarrollo debe asumir estas cinco dimensiones.

Cabe destacar que durante los últimos 20 años, la UNESCO, como Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, viene insistiendo en una serie de ideas de máxima relevancia (Ciret-UNESCO 1997, 2000, UNESCO 1979, 1998a, 1998b). Entre esas ideas están las siguientes afirmaciones:

Los Países en Desarrollo sólo lo alcanzarán con una calificada y competente preparación de sus profesionales.

  • La desorientación de la Universidad es un fenómeno mundial.
  • Los cambios mundiales tienen un ritmo acelerado.
  • La lógica clásica y pensamiento único generan pobreza.
  • No podemos seguir parcelando el saber; necesitamos un enfoque transdisciplinario.

Sin duda los aspectos mencionados por la UNESCO, distinguen las dimensiones que engloba el DHI, como una propuesta alternativa de desarrollo en la cual, el aspecto social y cultural, a través de la preparación de los profesionales de cada país, generara una mejor política, a tal grado que el desarrollo económico, pueda ser entendido por quienes dirigen las naciones latinoamericanas.

Por ello el 17 de enero de 2011 , El Papa Benedicto XVI recibió a Irina Bokova, directora general de la UNESCO con quien trató, entre otros temas, la necesidad de asegurar el desarrollo integral de la persona humana.

Según indica un comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, en la reunión hubo un “fructífero intercambio de puntos de vista sobre el compromiso de la UNESCO en los campos de la educación, la ciencia y la cultura, de particular interés también para la Santa Sede, que participa activamente en los trabajos de la Organización”.

En este sentido, se resaltó “la necesidad de asegurar un desarrollo integral de la persona humana, así como la importancia de garantizar una educación de calidad para todos”.

MODELOS VIGENTES Y SUS RESULTADOS EN AMERICA LATINA

¿Funcionan los modelos de desarrollo vigentes en la actualidad?

German Rey , deja la pregunta abierta y plantea una nueva al manifestar si todos los modelos de desarrollo que han trascurrido durante estos años, especialmente en los países de periferia, han logrado disminuir la violencia o la pobreza o las desigualdades. Y expresa que las respuestas no siempre son afirmativas. No podemos ser tan pesimistas porque, en efecto, están sucediendo cosas en términos de las transformaciones de la educación, de la participación de la mujer en el ámbito del trabajo, se han ido cambiando las estructuras de la familia… pero el ejemplo de América Latina es que estamos frente a un continente profundamente desigual, donde las desigualdades no solamente son económicas sino que también son políticas y culturales.

Dentro de la historia de los modelos del desarrollo se tuvo un primer momento donde el desarrollo estuvo vinculado a la capacidad de ahorro, un segundo momento en que se suponía que se necesitaban estímulos externos muy fuertes, particularmente de carácter económico para que se pudiera dar el desarrollo en los países pobres. Después, durante una larga temporada, el desarrollo fue asimilado básicamente a crecimiento económico y hoy quizá tenemos un nuevo modelo: el modelo de desarrollo humano sustentable que combina el crecimiento con la redistribución, las libertades civiles con los derechos culturales, el tema del respeto a los derechos humanos con la posibilidad de diálogo cultural. Este modelo, cuyos representes más importantes son institucionalmente las Naciones Unidas y, por otra parten en el pensamiento, Amartyan Sen… es un logro porque El tema del desarrollo no se ve como un aumento indiscriminado de la riqueza sino también de una riqueza que tiene que ver con equidades sociales y con redistribución.

Respecto a los modelos vigentes, estamos entrando a intercambios en el siglo XXI con las expectativas y las mismas formas de proceder del siglo XIX. América Latina vuelve a ser pensada como un lugar de extracción, por ejemplo, de minerales o de recursos naturales con un enorme peligro de degradación medioambiental y de precarización laboral.

Resulta evidente que luego de la experimentación latinoamericana en relación a los diversos modelos implantados y de las recomendaciones casi impuestas, los países de la región, salvo algunas excepciones, se han visto envueltos en una tela de araña casi imposible de superar, en la cual, las barreras idiosincráticas, la corrupción y la ceguera política, han hecho que la mayoría de las naciones retrocedan inconteniblemente.

Adicionalmente, como expresa el filósofo Baruch Spinoza “el hombre es un animal social”, pero los pensadores existencialistas  han puesto un énfasis particular en los dilemas que vive el hombre contemporáneo en una sociedad de masas y estandarizada, en la cual se siente como enjaulado, alienado y deshumanizado, descripción muy parecida a los resultados obtenidos de los modelos vigentes sobre la realidad latinoamericana.

TEMAS A INCORPORAR A LA PROPUESTA DE DHI: LA HIPOTESIS DEL UMBRAL

La amplitud y complejidad del desarrollo humano   ha propiciado que múltiples disciplinas se hayan abocado a estudiar y tratar de desentrañar su realidad y enigmática naturaleza. La filosofía de la educación, la pedagogía, la biología genética, la psicología del desarrollo, la sociología educativa y muchas otras han dado aportes muy valiosos para guiar la acción práctica de las profesiones de ayuda. ¿Qué líneas matrices se derivan de estos esfuerzos e investigaciones interdisciplinarias?

Sin lugar a dudas la hipótesis del umbral, por lo que la economía resulta un tema central dentro de todas las propuestas o modelos alternativos de desarrollo, resultando esencial en la toma de decisiones de los gobiernos alrededor del mundo, caso específico los países de la región latinoamericana, quienes a lo largo de la historia han sufrido las formulas infalibles de la prosperidad garantizada, al dejar que se plantara la semilla de la destrucción .

Por ende, toda Economía  debe resolver problemas que al mismo tiempo son simples y complejos: ¿Qué se produce y para quién se produce? – ¿Cómo se produce? – ¿Dónde se produce? (localidades, regiones, sectores) – ¿Qué se distribuye y cómo se distribuye? – ¿Quiénes acumulan, cómo se acumula y cómo se utilizan los excedentes?

¡No puede haber crecimiento indefinido con recursos finitos!

Es así que Manfred Max-Neef , partiendo de que el desarrollo no debe ser impuesto, sino que debe nacer desde la base, ha desarrollado una tesis que pretende conocer y responder las necesidades de la gente. Para ello plantea una matriz en la que se reflejan las nueve necesidades que se consideran sumamente fundamentales (subsistencia, protección, afecto, entendimiento, participación, ocio, creación, identidad y libertad) y se cruzan matricialmente con 4 categorías de satisfacción de estas necesidades (ser, tener, hacer y estar). Por lo que se obtiene una matriz con 36 campos que se trabaja y rellena en un taller en el que los participantes primero buscan las respuestas negativas a esa matriz para luego buscar las positivas. Con ello se logra conocer las necesidades de las personas así como sus verdaderas expectativas de desarrollo para empezar a trabajar desde ahí.

Las conclusiones de este trabajo llevaron a Max-Neef a sostener que no existe correlación entre el grado de desarrollo económico y la felicidad de las personas, lo que le ha conducido a profundizar en otras teorías como la hipótesis del umbral y a crear la unidad de medida del ecosón: la cuota de consumo de energía de un ciudadano que satisface sensatamente sus necesidades básicas sin marginar a nadie.

Dicho planteamiento, dio pie a las propuestas establecidas por Herman Daly y John Cobb Jr. Al intentar crear una medida alterna al PIB, que lograra explicar mejor el bienestar económico de un país.

Por ello, “La Hipótesis del Umbral” tiene la noción que cuando los sistemas macroeconómicos se expanden más allá de cierto tamaño, entonces el costo de seguir creciendo es mayor a los beneficios sociales que esto trae. Lawn

Con tales pronunciamientos, nace el Índice de Bienestar Económico Sustentable (ISEW), utilizado en Italia, Suecia, Gran Bretaña y México, calculándose según Jackson y Stymne (1996) como:

ISEW = CP-PDI+VTD+GPND-GPD-CDA-DKN+AK

Donde CP es el consumo personal, PDI son las pérdidas por desigualdad del ingreso, VTD el valor del trabajo doméstico, GPND es el gasto público no defensivo, GPD es el gasto privado defensivo, CDA los costos por degradación ambiental, DCN es la depreciación del capital natural y AK los ajustes de capital.

Así que con este artículo se pretende que en los Estudios efectuados por CELADIC,  en relación a  la dimensión económica del desarrollo, se incluya un análisis más profundo en concordancia a los pronunciamientos estructurales de Larrain y Sachs, Nordhaus y Tobin, Jackson y Stymne, Daly y  Cobb Jr, y Max-Neef, sobre todo porque la adecuación a las especificaciones nacionales depende de variables exactas para su cálculo, debido a factores que varían de país en país, quedando la tarea de generar una propuesta que organice un cruce validado de datos entre los países.

FINALMENTE

Una de las consideraciones importantes que se debe tener es que la teoría explica la práctica, sin embargo la principal interrogante es ¿cómo hacer que la propuesta Alternativa de Desarrollo Humano Integral tenga eco en nuestros países?, en lo particular, consideraos que el hecho de que una masa de profesionales se esté informando al respecto, permitirá dos cosas:

  1. Que se siga al pie de la letra la propuesta vertida por CELADIC.
  2. Que se genere una mejoría a la Propuesta inicial. Posiblemente el desarrollo de una metodología práctica que vincule otras perspectivas adaptables positivamente a la región.

Ingeniero Industrial graduado en la Universidad Católica de Honduras, y un MBA con una especialidad en gestión de la calidad total. Especializado en diseño y desarrollo de tecnología educativa por el Massachusetts Institute of Technology. Cuenta con más de 12 años de experiencia profesional en el área de producción y operaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: